Home / Memory Resources / Recursos en español / La memorización de las Escrituras y los niños

La memorización de las Escrituras y los niños

Hay al menos cuatro razones para animar a los niños a memorizar las Escrituras:

1. Los niños tienen memorias asombrosas

Los niños pueden memorizar fácilmente. De hecho, a menudo memorizan sin esfuerzo alguno. Ya que la memorización es tan fácil para ellos, están memorizando constantemente. Ellos memorizarán ya sea lo que el mundo les ofrece o lo que nosotros les ofrecemos. ¿Por qué no aprovechamos este regalo de Dios para el beneficio del crecimiento espiritual de nuestros hijos? Esta “ventana de oportunidad” está abierta aproximadamente doce años. Después de los doce años, la memorización es más difícil—a menos que un niño haya sido entrenado en el hábito de la misma.

2. Lo que se aprende en la niñez a menudo se retiene de por vida

Memorizar las Escrituras es mucho más difícil para los adultos que para los niños. A menudo nos sentimos discapacitados porque no hemos memorizado más pasajes de las Escrituras. Para muchos adultos, los versículos que conocen bien (aquellos que vienen a sus mentes como una respuesta automática) son versículos que aprendieron en su niñez. Así que, ¡aproveche el momento!

3. Memorizar las Escrituras provee a los niños un consejero y protector que siempre está presente

No siempre podemos estar con nuestros hijos. Si la Palabra de Dios habita en abundancia en ellos, tendrán el consejo sabio con ellos en todo momento. Además, si la Palabra de Dios es mucho más poderosa que nuestras palabras, ella los protegerá del ataque del enemigo.

4. Memorizar las Escrituras hace que la aplicación y la respuesta a la Palabra sean más probables

Se presentan situaciones en nuestras vidas que demuestran una verdad espiritual o requieren un consejo bíblico (ej. ¿Qué debes hacer cuando alguien te habla ásperamente?) A menudo en esas situaciones, el Espíritu Santo nos trae a la mente un versículo que hemos memorizado (ej. “La suave respuesta aparta el furor, mas la palabra hiriente hace subir la ira.” Proverbios 15:1). Es menos probable que esto ocurra si solo hemos memorizado unos cuantos versículos. Cuando reconocemos que una verdad bíblica está siendo demostrada en una situación, a menudo esa verdad queda grabada en nuestros corazones y será más probable que la misma produzca una respuesta genuina y piadosa en nosotros. Esa respuesta puede expresarse como un comportamiento adecuado, como actitudes correctas o como adoración a Dios mientras la verdad de Su Palabra nos deslumbra.

Aprenda más