Home / Memory Aids / Recursos en español / ¡Es posible memorizar la Palabra!

¡Es posible memorizar la Palabra!

A continuación presentamos unos cuantos principios básicos que le ayudarán a hacer posible la memorización. Con cada principio se incluyen sugerencias prácticas para que usted comience a pensar y a soñar acerca de cómo memorizar efectivamente la Palabra de Dios. Puede probar una o más de estas sugerencias. A medida que descubra otros métodos, ¡comparta sus ideas!

Aproveche rutinas diarias ya establecidas.

La manera más fácil de encontrar tiempo para memorizar es incorporar la memorización a su rutina diaria ya establecida.

    1. Use los tiempos de comida como una oportunidad para memorizar.
    2. Memorice mientras se ejercita—ej. mientras usa la bicicleta estacionaria, mientras corre, mientras camina, mientras usa la cinta de correr, etc.
    3. Mientras lava los platos, dobla la ropa, sacude, barre, poda el césped o mientras realiza otras actividades varias del hogar, usted puede estar memorizando.
    4. Memorice mientras saca a pasear al perro.
    5. ¿Qué tal memorizar mientras toma una ducha? Escriba los versículos en un pedazo de plástico (puede usar un pedazo de un mantel de plástico viejo o plástico transparente) usando un plumón permanente. Si las personas pueden cantar en la ducha, ¿por qué no recitar versículos en voz alta en la ducha?
    6. Introduzca la memorización a su profesión u oficio. Por ejemplo:

      —Conocemos a una persona que instala placas de yeso (tabla-roca) como oficio. Él adhiere los versículos a la pared y los memoriza mientras trabaja.
      —Un pintor podría colocar la tarjeta con el versículo en su bandeja de pintura. Cada vez que coloque más pintura en su rodo, él puede decir el versículo.
      —El cartero puede llevar los versículos en su bolsillo o puede adherirlos a su mochila y memorizarlos mientras camina.
      —_______________ (Complete el espacio en blanco. ¿Cómo puede incluir versículos a su profesión?)

    7. Memorice mientras maneja su automóvil.
    8. Si viaja en bus para ir a trabajar, memorice mientras va en el bus.
    9. Memorice cada mañana mientras se afeita o se cepilla los dientes.
    10. Use sus horas libras o la hora del almuerzo para memorizar en el trabajo.
    11. Memorice junto a su grupo pequeño o su grupo de oración de la iglesia.
    12. Las clases de escuela dominical para adultos pueden introducir pasajes semanales, o repasar el pasaje de la semana anterior.

Mantenga los versículos a la mano.

Si sus versículos “viajan con usted”, descubrirá toda clase de oportunidades para memorizarlos. Una de las maneras más fáciles para memorizar es decir los versículos en voz alta repetidas veces.

      1. Las familias pueden usar el tiempo que pasan en el automóvil para memorizar. Mantengan un versículo en el automóvil para que siempre esté disponible.
      2. Todos pasamos cierto tiempo en el baño—puede tener un juego de versículos disponible ahí.
      3. Mantenga sus versículos con usted (en su cartera, maletín, bolsillo, etc.) para que pueda aprovechar los momentos inesperados como: esperar para una cita, una luz roja, esperar en línea en la tienda, poner gasolina, esperar al bus, etc.

Despliegue los versículos en un lugar prominente.

Parte de la batalla al memorizar es recordar memorizar. Si los versículos están desplegados en un lugar donde los veremos frecuentemente, nos recordaremos de memorizarlos. Es fácil memorizar simplemente diciendo los versículos en voz alta unas cuantas veces durante el día.

      1. Coloque los versículos en el espejo de su baño, en su teléfono, encima del lavabo, en el protector de pantalla de su computadora (ordenador), o en cualquier lugar que usted frecuentemente mire durante el día. Cada vez que lo note, diga los versículos en voz alta varias veces.
      2. Si trabaja en una profesión que requiere el uso de una caja de herramientas, adhiera los versículos con cinta adhesiva a la parte exterior o interior de la tapa y repítalos unas cuantas veces cada vez que la abra para sacar una herramienta.
      3. Adhiera los versículos al tablero de instrumentos de su vehículo. Dele un vistazo a la tarjeta cuando esté esperando en un semáforo.

Reteniendo los versículos

Usted incrementará sus probabilidades de recordar nuevos versículos el día siguiente si los repasa justo antes de irse a dormir. Usted, o un miembro de su familia, puede hacer una grabación de los versículos. Luego, reprodúzcala en CD o en su iPod® mientras se duerme para cimentar en su mente todos los versículos que ha aprendido.

La clave para retener versículos que ha memorizado es ¡REPASAR, REPASAR, REPASAR!

—Sally Michael

¡Es posible memorizar la Palabra! (PDF Descargar)

Aprenda más