Home / Memory Aids / Recursos en español / Cómo usar los Versículos Espada al enseñar

Cómo usar los Versículos Espada al enseñar

Los Versículos Espada son un medio maravilloso para compartir la Palabra de Dios con nuestros hijos. Durante el desayuno o la cena, al ir en el automóvil, o cualquier momento en que la familia esté junta es un buen momento para tener una conversación instructiva acerca de los Versículos Espada. A continuación hay algunas sugerencias que puede recordar mientras comparte la Palabra de Dios con sus hijos.

  1. Manténgalo corto—Un tiempo de enseñanza corto que atrapa y retiene el interés del niño es mejor que un tiempo largo que se vuelve tedioso y que deja al niño aburrido y frustrado.
  2. Enseñe “mini” porciones—Para evitar que la enseñanza se vuelva larga y tediosa para el niño, enséñele una palabra, frase o versículo a la vez, acorde a la edad y rango de atención de su hijo. La Biblia es tan rica que un sólo versículo puede presentar muchas diferentes avenidas para la instrucción. En lugar de preocuparse por ser exhaustivo en su instrucción de un pasaje, ore para que el Espíritu Santo le guie y enseñe los puntos que Dios ponga en Su corazón. Dedique varios días a un pasaje en lugar de intentar cubrirlo todo de una vez.
  3. Manténgalo simple—Es grandioso ser creativo, usar ayudas visuales y dedicar todo tipo de esfuerzos y energía en su enseñanza. Pero si usted le está enseñando a uno o dos niños en casa, podría ser innecesario. Al mantener su enseñanza simple, es más probable que enseñará de manera más consistente. Si le consume el tiempo de preparación, podría darse cuenta que pasan muchos días con muy poca o ninguna enseñanza porque su horario está repleto. Es más fácil sentarse por 5-15 minutos e iniciar una conversación con su hijo. La preparación consiste en meditar el significado de un versículo, pedirle a Dios que lo aplique a su vida y a la vida de su hijo y orar para que Dios cause que ese versículo cobre vida en su corazón y en el corazón de su hijo.
  4. Defina palabras desconocidas
  5. Relacione lo desconocido con lo conocido—Refiérase a lo que su hijo ya conoce para ayudarle a entender un nuevo concepto. Construya sobre el conocimiento que ya existe en su hijo. Por ejemplo, al enseñarle la frase “no nos ha tratado según nuestros pecados” del Salmo 103:10, podría preguntarle a su hijo si puede recordar alguna historia en la Biblia en la que alguien merecía un terrible castigo pero Dios escogió perdonarlo. Pueden platicar acerca del castigo que merecía—lo que Dios podría haberle hecho a esa persona. Luego, relacione ese incidente a la frase “no nos ha tratado según nuestros pecados.”
  6. Use situaciones de la vida real para ayudarle a su hijo a entender la verdad bíblica—Use experiencias que son comunes para su hijo para ayudarle a entender un concepto bíblico o el punto de un pasaje. Por ejemplo, Jeremías 32:40 contiene la palabra “pacto.” Esta podría ser una palabra desconocida. Sin embargo, la palabra “mesada” es probablemente más conocida. Podría usar la idea de una mesada—cuando un padre y su hijo hacen un acuerdo en el que el padre le dará al niño cierta cantidad de dinero cada mes—para enseñar el concepto de “pacto.”
  7. Dele a su hijo una oportunidad de interactuar con la verdad de las Escrituras—Una manera fácil de animar a su hijo a interactuar con las Escrituras es hacerle muchas preguntas: ¿qué piensas que significa este versículo? ¿Qué otro versículo conoces que habla sobre el mismo tema? ¿Qué versículo conoces que prueba lo que acabas de decir? ¿Qué significa temer a Dios? ¿Puedes pensar en alguna persona a la que tú respetas? ¿Actúas de manera diferente ante esa persona? ¿En qué maneras actúas diferente? ¿En qué maneras actúas diferente hacia tu hermanito que hacia tu maestra?
  8. Guíe a su hijo a ver cómo las Escrituras se aplican a su vida—La meta de la instrucción bíblica no es simplemente incrementar el conocimiento. También involucra edificar la fe. Ayude a su hijo a ver que la Palabra de Dios se relaciona a su propia vida. Haga preguntas que resalten esa relación: ¿alguna vez has visto la verdad de este versículo en tu vida o en la vida de otra persona? ¿Tienes temores? ¿Cuáles son? ¿Cómo puede el hecho de conocer esta verdad ayudarte con esos temores? ¿Qué puedes hacer cuando sientas temor? ¿Qué crees que Dios quisiera que hicieras ahora que has entendido este versículo?
  9. Anime a su hijo a actuar en base a la Palabra de Dios—Pídale al Espíritu Santo que traiga una situación en la que su hijo pueda actuar en base a la verdad que acaba de aprender. Luego, anime a su hijo en su caminar de fe.

    —Sally Michael

    Cómo usar los Versículos Espada al enseñar (PDF Descargar)

    Aprenda más